El zapatito de Cenicienta no era de cristal

La Cenicienta” es una película animada de 1950 basada en el cuento popular del mismo nombre de Charles Perrault. ¿Cómo no acordarse de aquella humilde jovencita tan trabajadora y generosa y maltratada por su madrastra y sus hijas?
Según el cuento de hadas que ha llegado hasta nuestros días el Hada Madrina le proporcionó entre otras cosas unos bellísimos zapatos de cristal, pero desde Calzaditos Online hemos encontrado la noticia en la que la escritora Mariasun Landa, premiada por La Asociación Nacional de Literatura Infantil, indicó que su calzado era de cuero.
Según la escritora, la confusión se debe a dos palabras en francés muy similares: vaire (cuero) y verre (vidrio o cristal). Lo que ocurrió fue que donde ponía “zapatos de cuero”, se creyó que ponía “zapatos de cristal”, error que se ha arrastrado hasta la actualidad. De esta forma, el calzado de la afortunada protagonista de esta historia se transformó de ser de un ordinario y vulgar cuero mate, marrón o negro, a un cristal resplandeciente, brillante y frágil como ella, que dejaba ver sus pies perfectos y delicados.
Nunca sabremos si el cuento original hubiera tenido el mismo éxito si no se hubiera cometido este error en la traducción. Quien sabe si en la Francia más profunda existe otra versión perdida en la que el príncipe no busca a Cenicienta a través del zapato sino de otras cualidades.